Educar con el cinto

Mi hijo mayor acaba de cumplir 7 años y ya está siendo bastante consciente de las dificultades y retos que le suponen haber sobrevivido a un ictus pediátrico al nacer.

Las secuelas de su accidente cerebro vascular son, como muchos sabéis, un tipo de parálisis cerebral infantil llamado hemiparesia.

En su caso afecta al lado derecho de su cuerpo que tiene menos fuerza, control y elasticidad que la mitad izquierda. Eso ralentiza su evolución motora con respecto a lo esperado por edad, tiene menos equilibrio y dominio general de sus movimientos a nivel grueso (caminar, saltar, pedalear, etc.) y fino (manipulación), aparte que la lesión lo ha forzado a ser zurdo cuando hubiese sido diestro.

La lateralidad cruzada, que puede darse en muchos casos y en el suyo es un hecho, trae consigo otras dificultades adicionales.

Mi niño lleva una férula ortopédica (Ortesis o DAFO) en el pie derecho desde antes de aprender a gatear.

Cuando tenía 12 meses y aún su diagnóstico era incierto, ya habíamos comenzado con terapias de todo tipo para ayudarlo a evolucionar en los hitos que no cumplía.

En sus 7 años de vida, lleva unos 6 sumando a su horario escolar una infinidad de sesiones de fisioterapia, estimulación, psicomotricidad, musicoterapia, habilidades sociales, integración sensorial, terapia ocupacional, piscina adaptada, equinoterapia, terapia restrictiva y bimanual…y eso sin contar las revisiones en múltiples especialidades médicas por las que su tiempo de “ser niño” ha sufrido una merma cuantiosa comparada con sus iguales.

Su trabajo y esfuerzo lo han llevado a conseguir grandes logros, por pequeños que parezcan a muchas miradas ajenas.

View this post on Instagram

Hoy adopto como banda sonora oficial de mi crianza típica y atípica la canción "Sí que puedes" del disco El Arte De Saltar de @el_kanka http://amzn.to/2BD8ow3 ❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤ Podéis leer por qué en mi Blog, que me he permitido dejar los libros de la oposición de lado para compartir algo maravilloso que ocurrió ayer. ¡Os espero por allí ! https://criando247.com/2018/01/29/hijo-tu-si-que-puedes/ #instakid #5años #neurodiversidad #bicicleta #bicicletaadaptada #bicicletahackeada #hemiparesia #hemiparesiainfantil #pci #paralisiscerebralinfantil #ictusinfantil #ictusisquemico #ictuspediatrico #pediatricstroke #criando247 #crianzatipicayatipica #maternidad #crianzaatipica #bimaternidad #bimadre #opositando247 #nuevoPost #nuevoHito #resiliencia

A post shared by Criando 24/7 (@criando_247) on

Este curso nos pidió ir a dos extraescolares y decidimos hacerle caso. Quitamos terapias y dimos paso a sus clases de Judo y Funky, apostando por la motivación y la posibilidad de realizar actividades de carácter grupal e inclusivas.

¿Y sabéis qué? Desde el día 1 ha recibido comentarios, risas y etiquetas. Nos hemos visto en la necesidad imperiosa de trabajar su autoestima, la asertividad en sus respuestas, en reforzar su carácter amigable e inocente para poder enfrentarse a la injusticia de la ignorancia social.

Una de las frases que más le dolían era la de “¿Para qué vienes a Judo si nunca conseguirás hacerlo bien?”.

Le dolían a él y nos destrozaba a nosotros, sintiendo una impotencia monumental ante esos puñales de palabras esbozados por alumnos apáticos educados en la intolerancia y el quién más mejor.

A esos compañeros (?) de Judo y a sus familias los educaría yo con el cinto.

Con éste en concreto.

cinto de judo bicolor amarillo y blanco, dblado sobre una mesa de pino y logo de criando 24/7

Mi hijo ha conseguido cambiar de color en 3 meses. Puede ser tarde o pronto, lo desconozco. Su profesor me ha dicho que se lo ha ganaďo a fuerza de intentar hacer cada llave que le enseña y yo le creo.

Si por el contrario siguiese con el cinto básico de color blanco en su kimono, yo estaría igual de orgullosa y esperaría del resto el mismo respeto hacia mi niño. Pero mira tú por dónde ha podido superar esas piedras humanas en sus clases, sigue aprendiendo a su ritmo y mejorando sus técnicas del primer deporte que eligió por motus propio.

Así que por favor, POR FAVOR, dejad ya de educar a vuestros niños y niñas en la competencia, en la creencia de que ser más rápidos es mejor, en las formas tan dañinas de posicionarse por encima del resto desmereciendo a los demás.

Yo seguiré enseñándole que él puede con todo y que no deje que nadie le haga creer lo contrario. Pero no sé cuánto tiempo más resistiré el impulso de ir a por esa gente que desconoce la empatía y el respeto por la diversidad, sea cual fuere. Y quizás ese día pierda mi discurso tolerante, educativo y protocolar.

De momento espero que el cinto bicolor de mi niño les sirva de mordaza.

¿Habéis vivido situaciones así con vuestros hijos e hijas atípicos?

¿Cómo habéis reaccionado?

¿Qué les habéis dicho que hagan cuando se enfrenten a los prejuicios ajenos?

Nos leemos.

logo de Criando 24/7 donde se ve una cabeza de mujer con melena afro y en cada lado una cabeza más pequeña con rizos. Todos sonríen y refleja mi bimaternidad. Debajo en letra ligada indica Criando 24/7

Tus comentarios nutren mi Blog y siempre respondo. ¡Anímate a escribirme!

Y si no quieres perderte ninguna de mis publicaciones sobre Crianza Típica y Atípica > puedes suscribirte al Blog y seguirme en todas mis redes sociales -> FacebookTwitter , Instagram , Pinterest y YouTube .

Te recuerdo que he iniciado una petición en change.org para que la RAE incluya el término #hemiparesia en el Diccionario de la lengua española.Si quieres ayudarme con tu firma en mi petición de change.org haz clic aquí!

criando_247-rae-dle-hemiparesia-change-criando247

2 comentarios en “Educar con el cinto

  1. Hola!

    Me parece tremendo lo que he leído, no pueden ser tan mal-educados esos niños, compañeros de judo de tu hijo! Quizás has tenido también un poco de mala suerte…Me resisto a pensar que los niños puedan llegar a decir esas cosas!

    Pero por desgracia se dan estas situaciones y el antídoto es educar, educar y educar. Y el verbo educar para mí engloba muchas acepciones. Es sensibilizar, ayudar, acompañar, etc.

    Te doy muchos ánimos para que continúes en la batalla. Y que esas pocas personas no empañen los muchos mensajes positivos que sin duda recibiréis.

    Yo también tengo una hemiparesia desde hace tres años, y sabes que una de las cosas más difíciles para mí ha sido no dejar que los comentarios, miradas, actitudes negativas no me afectaran?

    Somos muchas las personas diversas, cada vez más, y serán “los otros” quienes deberán aprender a aceptarlo, o hacerse a un lado.

    Os mando un abrazo con todo el cariño😘🤗🤗🤗

    Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.