0
Reflexionando247

Crianza respetuosa: de la imposición a la tribu.

mis hijos de 5 y 7 años y yo caminando por el parque del retiro, en madrid,

Desde que fui madre tuve claro que el modelo de crianza que quería inculcar a mis hijos iba a estar basado en un eje transversal: el respeto. Al menos, lo iba a intentar. Y eso es lo que hago en mi día a día: lo intento.

La crianza respetuosa impuesta.

A veces, cuando hablamos o leemos sobre crianza respetuosa, igual que pasa en otros ámbitos, los extremos devoran la esencia y se pierde (perdemos) el rumbo.

Para mí, la crianza respetuosa significa algo tan simple como respetar. A todos y a todas, a cada diversidad, al entorno, a las emociones y decisiones de los demás y a nosotras mismas.

Si educamos en el respeto no podemos perder de vista que como adultas y responsables del desarrollo de nuestros hijos e hijas, nuestro ejemplo es clave.

Respetar, por tanto, implica no sólo lo que indican algunos gurús de la crianza respetuosa señalándonos como madres perfectas a las que respetamos los ritmos, la evolución y las necesidades de nuestros hijos, mientras dejan la imperfección para aquellas “malasmadres” que decidimos, por el motivo que sea, no practicar el colecho, la alimentación complementaria auto-regulada (BLW), la lactancia materna exclusiva a demanda y sin fecha de caducidad u ofrecer una dedicación plena a la maternidad dando una pausa al desarrollo profesional y personal.

La información: clave para definir  nuestro modelo de crianza.

mis hijos de 5 y 7 años y yo caminando de espaldas por el parque del retiro, en madrid,
Las necesidades de mis hijos son diferentes y por tanto, mi crianza típica y atípica se va construyendo día a día. No quiero compararme ni me creo en poder de enjuiciar a quien materna de otra forma.

La información es poder, y por ello veo necesario conocer e informarnos de las opciones para luego tomar aquellas que se ajusten a las necesidades de nuestro núcleo familiar y nos hagan vivir en armonía. 

No existe la fórmula de crianza perfecta para todo el mundo. debemos encontrar la que nos sirve a nosotras, a nuestra familia, y siempre sabiendo que podemos cambiar de opinión o rumbo sin ser observadas o juzgadas por ello.

En estos 8 años que llevo de maternidad, y sobretodo con la llegada del pequeño hace 6, mi día a día me encuentra reflexionando, revisando y reajustando el rumbo. 

Primando siempre el respeto a la integridad física y emocional de los niños y las niñas, cualquier opción de crianza me parece válida y legítima. Las respeto aunque a veces no las comparta.

Las guerras que nos venden.

La lactancia. La teta vs el Biberón.

primer plano de un bebé tomando la teta mientras coge la mano de su madre

He querido dar lactancia materna y he podido, pero con mi hijo mayor tuvimos etapas de lactancia mixta por varias razones que os conté aquí. Con él la teta se acabó sobre los 2 años, mientras que el pequeño estuvo lactando hasta casi los 5.

No creo haber sido mejor madre para uno que para el otro. Y no soy quién para juzgar a las familias que por necesidad o decisión han dado lactancia artificial. ¿Sabes tú sus motivos?

La conciliación laboral y familiar. Ama de casa vs Desarrollo profesional.

sentada en una terraza mientras escribo en un cuaderno. En la mesa se ve u cafñe , un portatil y un estuche con bolis de colores.
La bimaternidad no sólo me transformó como persona, sino que también cambió mi rumbo laboral buscando una alternativa que me permitiese conciliar la crianza con mi desarrollo profesional.

He deseado poder dedicarme plenamente a ellos, aunque mi concepto de “pleno” no era el mismo hace 8 años que ahora. 

Los primeros 2 años ajusté mi jornada laboral al horario de la guardería a la que se incorporó mi bebé con 7 meses de edad. Cuando llegó el pequeño decidimos que me quedara en casa a tiempo completo para poder sacar adelante al bebé recién nacido sin escolarizarlo y poder atender  a un niño recién diagnosticado con la agenda diversa a reventar. 

Pasé un año siendo ama de casa y cuidadora el 100% del tiempo.  Me siento afortunada por ello, pero necesitaba volver a trabajar fuera del hogar y poder buscar mi plenitud era otro gran ejemplo que quería brindar a mis hijos.

Cuando me estrellé con las nulas posibilidades de reinsertarme en mi profesión siendo madre típica y atípica, comencé a reinventarme laboralmente, a buscar opciones para conseguir conciliar y cubrir las necesidades de mis hijos, las mías y las de nuestro proyecto familiar. He buscado, analizado e intentado varios caminos durante este tiempo. Hoy en día compatibilizo mi bimaternidad con varios emprendimientos como autónoma, como la organización de talleres para empoderar a las familias, las charlas de divulgación o la redacción de contenidos para diferentes portales online.

No creo haber sido mejor madre para uno que para otro. Y no soy quién para juzgar a las familias que por necesidad o decisión han decidido quedarse en casa 24/7, han continuado con su ritmo laboral o van cambiando como hice yo. ¿Sabes tú sus motivos?

La alimentación complementaria. BLW vs Purés.

mi hijo pequeño comiendo un trozo de aguacate, sentado en la trona, cuando tenia unos 8 meses.

A mis dos niños les ofrecí la alimentación complementaria con el método conocido como Baby Led Weaning. Sin embargo, cuando el mayor no estaba conmigo (en la guarde, con su abuela o su padre), le ofrecían purés. Primaba la seguridad, no sólo del niño, sino de los adultos que deben estar tranquilos y contar con las herramientas necesarias para poder hacer BLW.

No creo haber sido mejor madre para uno que para otro. Y no soy quién para juzgar a las familias que por necesidad o decisión han optado por ofrecer la AC en forma de puré, BLW o mixta. ¿Sabes tú sus motivos?

El sueño infantil. Colecho vs Cuna.

mano de una madre que sostiene la de un bebé recostado sobre una cama de sábanas blancas y un corazón de goma rojo

Soy una amante del colecho, lo reconozco. Pero al ir creciendo mis niños he necesitado poder disponer de un espacio más confortable, libre de pataditas y resto de tomas a lo ninja que me regalaban mis hijos, aparte de desear recuperar un poco la intimidad con mi pareja.

El mayor durmió en una mini cuna pegada a mi cama hasta los 6 meses, luego pasó a mi cama donde compartimos las noches hasta avanzado el embarazo de su hermanito. Cerca de los 2 años comenzó a dormir en su propio dormitorio, más feliz que una perdiz a la que no se comen en los finales de los cuentos, claro está). Con el pequeño colechamos desde que nació hasta pasados los 4 años, y ahora con 6 sigue necesitando dormirse pegado a mí aunque sabe que una vez dormido lo pasamos a su camita. Las visitas nocturnas a nuestra cama siguen en el orden del día, pero se van espaciando cada vez más.

No creo haber sido mejor madre para uno que para otro. Y no soy quién para juzgar a las familias que por necesidad o decisión han optado por dormirlos en sus cunas desde el nacimiento o hacer colecho hasta que los peques se fuesen por su propio pie. ¿Sabes tú sus motivos?

La seguridad en el coche. #Acontramarcha vs ¿?

mi hijo mayor sentado en una silla acontramarcha en el coche, con 5 años y medio y un percentil 104. logo de criando 24/7

Mis dos hijos han viajado en el coche a contra marcha hasta que agotaron las posibilidades, sobre los 5 años y medio. Su seguridad no es negociable, como os decía aquí. Sin embargo, eso es lo que hemos podido ofrecerles a ellos con nuestras circunstancias. Tengo amigas que no han podido elegir llevar a sus hijos a contramarcha, por ejemplo, porque deben ir en sus sillas de ruedas ancladas al coche o porque a nivel postural requerían un asiento especial del que no existe versión #ACM. 

No creo haber sido mejor madre que nadie, aunque en este punto creo que lo que más falla es la información fiable ya que muchas familias no saben que los niños pueden viajar a contra marcha hasta los 25 kgs o 1.20 de altura, y que es la opción más segura…siempre que sea posible de implementar. En cualquier caso. ¿Sabes tú sus motivos?

Moviéndonos con niños. Porteo vs Carro.

Mis hijos con 3 y 5 años en un carro doble para hermanos seguidos, mirando hacia un terreno sembrado. logo de criando 24/7

Ambos han sido porteados de manera ergonómica hasta que he podido, según el peso de cada uno y teniendo en cuenta mis problemas cervicales. Sin embargo, el mayor ha ido muchísimo en carro y el pequeño ha pasado infinidad de horas pegado a mí. También hemos tenido una temporada de carro doble para hermanos seguidos, como veis en la foto. Las necesidades de contacto o movilidad de ellos han sido y son diferentes, al igual que mis posibilidades y ganas de pasear con ellos de una u otra manera.

No creo haber sido mejor madre para uno que para otro. Y no soy quién para juzgar a las familias que por necesidad o decisión han optado por carro siempre y porteo nunca. ¿Sabes tú sus motivos?

Resumiendo, que es gerundio.

Ser respetuoso con nuestros hijos va de la mano con ser respetuoso con los demás.

Hacer críticas públicas o privadas sobre las opciones de (p)maternar ajenas, sin que sean constructivas e instructivas, bajo mi punto de vista es exactamente lo contrario a educar en el respeto.

Si queremos fomentar la lactancia, el porteo ergonómico, el colecho, los sistemas de retención infantil a contra marcha, el BLW , la educación libre de estereotipos o lo que sea en torno a la crianza: informemos, acompañemos, contengamos, apoyemos. Respetemos las crianzas ajenas y, si creemos que tenemos herramientas que puedan servir a los demás, ofrezcámoslas desde el respeto, sin exigencias ni juicios. Actuemos como nos gustaría que los demás se relacionen con nuestra (p) maternidad.

Ya está bien de colgarnos medallas de “Crianza Respetuosa” mientras hundimos las (p)maternidades ajenas. ¿No crees? Bastante agotadora es la experiencia de dormir poco, aprender y desaprender continuamente, luchar contra la falta de medidas de conciliación y los estereotipos culturales como para tener que montar una guerra entre nosotras en lugar de empatizar y apoyarnos.

Dejemos las imposiciones y, como dice mi querida Psicóloga Charo Poggi, hagamos tribu.

grupo de adultos sentados en torno a una mesa cogiéndose de las manos

¿Te has sentido juzgada por alguna de tus decisiones en torno a la crianza de tus peques?

¿Cómo ofreces tus herramientas a otras familias?

¿Crees que es importante reflexionar sobre la forma en que nos relacionamos con las crianzas ajenas?

¡Nos leemos!

¡Nos leemos!

Logo Criando 24/7

Tus comentarios nutren mi Blog y siempre respondo. ¡Anímate a escribirme!

Fotos e imágenes propias, cedidas y Freepik. En calidad de Afiliado de Amazon, obtengo ingresos por las compras adscritas que cumplen los requisitos aplicables, con las que financio mi Proyecto solidario. Puedes saber más haciendo clic aquí.

Fotos Freepik, Tea Time Studio para Criando 24/7 y propias.

Sin comentarios

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos
Responsable: Geraldine Litmanovich Mazal + info
Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info
Legitimación:: Consentimiento del interesado. + info
Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.
Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info
Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web criando247.com+ info

¡No te pierdas nada!

💌 Suscríbete ahora y recibe mi newsletter semanal en tu email 💌 

Detesto el SPAM tanto como tú, por ello solo envío 1 correo semanal con las novedades, últimas publicaciones y contenido exclusivo para suscriptores. Prometo que NUNCA cederé tus datos a terceros, salvo obligación legal.

Responsable: Geraldine Litmanovich Mazal.

Finalidad: enviarte la newsletter de mi blog www.criando247.com.

Legitimación: Tu consentimiento para enviarte mis emails.

Destinatarios: Tus datos los guardará Mailchimp, mi proveedor de email marketing, que está acogido al cuerdo de seguridad EU-US Privacy Shield.

Derechos: Por supuesto tienes derechos, entre otros, a acceder,rectificar, limitar y suprimir tus datos.

A %d blogueros les gusta esto: