Los efectos colaterales de la Crianza Atípica

La crianza atípica nos hace expertas en temas que nunca antes habíamos conocido. Nos llena la agenda de trámites, revisiones, especialistas, terapias,. Nos cambia el orden de prioridades, nos desestabiliza la economía. Modifica la dinámica familiar y profesional. A veces nos llena de ansiedad, miedos, depresión.

Pero esos no son los únicos efectos colaterales de tener un hijo con discapacidad. Hay muchos otros que yo no cambiaría por nada y me permiten sobrevivir a los que enumeré más arriba.

Mi imagen mirando al móvil se ve reflejada en la pantalla del portatil, sobre una mesa de madera con una bandeja con 2 cafés.

La tribu.

Ayer estaba pensando en la suerte que tengo de haber conocido algunas personas maravillosas estos últimos años. Y me di cuenta que todas ellas, sin excepción, se han cruzado en mi camino por tener un hijo con diversidad funcional.

La crianza en general nos hace vulnerables e impulsa a la búsqueda de una tribu con la que compartir nuestras dudas, deseos y temores.

Lo decía la Psicóloga Charo Poggi, especialista en familia y diversidad, en su post “Empoderando nuestra crianza”. Ella es una de las increíbles profesionales que llegaron a mi vida para quedarse.

En el caso de la crianza atípica todo se potencia: la incertidumbre se dispara, la felicidad de los pequeños grandes hitos conseguidos por nuestros hijos es exponencial, el empoderamiento ante nuestras decisiones maternales se torna absolutamente imprescindible.

En esa búsqueda de tribu de familias diversas, consciente e inconsciente, vamos abriendo paso a la llegada de personas que no sólo tienen como nexo común con nosotras la discapacidad, sino la forma de afrontarla y de vivir el día a día con optimismo y resiliencia.

Recuerdo mi primera tribu. Éramos madres de la sala de espera que decidimos regalarnos esos minutos mientras los peques iban a terapia para tomar un café, hacer catarsis, charlar, reírnos y llorar juntas. Mis primeros desayunos con Ruth me dejaron claro que necesitaba aumentar la tribu y abrirla a otras mujeres viviendo lo mismo.

La tribu ahora se nutre y ve facilitada por las redes sociales, que nos dan la oportunidad de compartir, estemos donde estemos y 24/7.

A veces, tan solo con leer algunas publicaciones, nos sentimos reconfortadas, comprendidas y parte de algo más grande. Pero eso mejora cuando formamos grupo, cuando hay diálogo, cuando sentimos el feedback. En mi realidad 2.0 hay grandes personas como Claudia Tecglen, la sabia María de Fundación de Hemisferectomía, Ana (mamá de Alba Nemalínica), María de Cinco sentidos y medio, Delfina de Juanita Dulce, Vanesa de ¿Y de verdad tienes tres?, las familias de Hemiweb (con Jorge y su mirada a la cabeza), Elena de Mi hijo tiene PBO, Rocío Palomo, muchas lectoras del blog y mis RRSS con las que intercambio mensajes privados y un buen puñado de bloggers de Madresfera y Saludesfera madres, profesionales o adultos diversos de mi TL de Twitter.

Mi vida se fue llenando de gente con la que comparto reflexiones, experiencias, temores, lágrimas, éxitos, consejos, risas, activismo y proyectos. Con ellas aprendo, escucho y me siento escuchada sin prejuicios. No imagino algo más valioso en una relación.

El cambio de mirada y la reflexión.

Otro gran efecto colateral ha sido conocer otras muchas realidades que antes no veía. Hasta el diagnóstico de mi hijo, nunca había tenido cerca alguien conviviendo con la discapacidad. No sabía de sus luchas incansables ante miles de frentes, no empatizaba con los pequeños detalles que como ciudadana repercutían directamente en su bienestar.

El aprendizaje, la revisión personal y la reflexión vivían en mí pero a nivel amateur. Ahora son tres pilares que me invaden a cada segundo y estoy convencida que me hacen mejor persona de la que era, de la que hubiese sido.

La discapacidad no se elige, y de hacerlo seguramente nadie lo haría, no sólo por las dificultades que suponen para el desarrollo de la persona, sino por las enormes y complejas barreras que la sociedad no parece dispuesta a erradicar.

Pero yo no cambiaría la vida que tengo. No cambiaría nada de mi hijo, es perfecto tal y como es. Cambiaría (y lo voy a intentar cada día de mi existencia) su posibilidad de realizarse, de ser feliz y de pertenecer. De que viva esa pertenencia como merecida, plena de derecho y sin límites impuestos por el resto.

La crianza atípica me revolucionó como mujer, como madre, como profesional, como amiga y como activista.

El activismo.

La crianza atípica llenó mi horizonte de arcoiris. Sé que de momento lo vemos unos pocos, pero somos los mismos que estamos dispuestos a que iluminen a toda la sociedad. Y no vamos a parar hasta que la diversidad se entienda como factor de riqueza, de aprendizaje y de tolerancia. El mejor ejercicio individual es ver al todo y a todos, no encerrarnos en nuestro bunker y emprender un camino vital donde la empatía, la solidaridad, el respeto y la amabilidad sean el nexo común entre todas las personas.

Sé que soy una ilusa, ¿pero quién consigue nada si no se impulsa por el motor de la esperanza?.

¿Y a ti? ¿Qué efectos colaterales te regaló la crianza atípica?

¡Nos leemos!

logo de Criando 24/7 donde se ve una cabeza de mujer con melena afro y en cada lado una cabeza más pequeña con rizos. Todos sonríen y refleja mi bimaternidad. Debajo en letra ligada indica Criando 24/7

Tus comentarios nutren mi Blog y siempre respondo. ¡Anímate a escribirme!

Y si no quieres perderte ninguna de mis publicaciones sobre Crianza Típica y Atípica > puedes suscribirte al Blog y seguirme en todas mis redes sociales -> Facebook, Twitter , Instagram , Pinterest y YouTube .

Te recuerdo que he iniciado una petición en change.org para que la RAE incluya el término #hemiparesia en el Diccionario de la lengua española.Si quieres ayudarme con tu firma en mi petición de change.org haz clic aquí!

criando_247-rae-dle-hemiparesia-change-criando247

#LaColumnaReflexiva: empatía y activismo

Hace años que leo la maravillosa página de Facebook La columna reflexiva, la cual también cuenta con un reciente blog.

Es inspiradora, optimista y comparte relatos que no me dejan indiferente.

Detrás de esta página está Mari Carmen: una gran mujer, madre y profesional, que no sólo transforma la vida de la gente a través de sus escritos, sino también en pequeños grandes gestos que hoy quiero que compartir con vosotras.

Empatía y activismo.

Hace unos días compartí en mis redes sociales la historia sobre Antonio, un adolescente usuario de silla de ruedas, que no podía llegar a su centro educativo. Puede parecer poco, pero la empatía y activismo innato de su médico de familia cambió la realidad de este chico: le habían cancelado la ruta y su única forma de reclamar era seguir esperando, día tras día, en el punto de recogida no adaptado para personas con movilidad reducida, expuesto a los cambios climatológicos.

No sólo se ofreció a llevarlo cada día hasta resolver el asunto de la ruta, sino que se presentó al ayuntamiento local para exigir el servicio de recogida y que se instalara una parada de bus accesible donde resguardarse en épocas de frío y lluvia.

Lo consiguió. Podéis leer el relato haciendo clic aquí.

Foto de la parada de bus que Mari Carmen consiguió para Antonio. Imagen propiedad de La columna reflexiva.

De más está decir que sus acciones me enamoran, pero aún más que las comparta con esa capacidad de hacernos reflexionar a todos sus lectores: está en nuestras manos mirar a los demás y echarles la mano.

Dando voz a Iker, un niño con hemiparesia

La columna reflexiva es un espacio personal donde la autora publica relatos propios cada día…excepto cuando un niño de 11 años llamado Iker le pidió que hablase por él.

Me llamo Iker, tengo 11 años y nací con hemiparesia Infantil. No es una enfermedad, es una condición neurológica que dificulta el movimiento de una mitad del cuerpo y afecta a un niño de cada mil nacidos, y ese soy yo. 
Os lo explico por si no tenéis ni idea de lo que es, como todo el mundo, nunca te acostarás sin saber una cosa más, eso dicen.
Bueno, la realidad es que es una putada, si mi madre me escuchará hablar así seguro que me dice “esa boca niño”, pero es lo que es, la realidad.
Yo nací así, toda mi corta vida he aprendido a vivir con pequeñas limitaciones, que con un poco de esfuerzo, o mucho, se pueden resolver todos los obstáculos que en la vida he ido encontrando.
Escribir, por ejemplo, mi parte derecha sufre una descoordinación que me impide utilizarla como debería, pero para algo tengo la izquierda, digo yo, así que soy zurdo por obligación, y pese a ello, tengo una letra bastante buena.
..”

Así comenzaba el primer post a demanda , que podéis leer completo haciendo clic aquí.

Como la mayoría sabéis, mi hijo también tiene hemiparesia infantil, y el impacto de leer a un niño mayor escribiendo sobre su vida y condición me llegó al corazón.

¿Y si ahora ayudamos nosotros?

Un año después del post de Iker llegó otro, contando la necesidad de conseguir un patrocinador para su equipo de fútbol.

Foto propiedad de La columna reflexiva.

“Hace varias semanas su madre me explicó que buscan patrocinador para su pequeño equipo de fútbol, sino tendrán que cerrar o pagar los padres una aportación anual, con lo que supone para niños con parálisis cerebral encontrar equipo y hacer deporte.

Que un niño pueda disfrutar de sus aficiones no tiene precio, pero los costes a veces superan a las familias y más en un barrio como el nuestro y con las dificultades añadidas a sus limitaciones.

Mi cabeza es un hervidero, buscando una solución, y esta es una, así que ahí va:

RAZON AQUI: Se necesita patrocinador para equipo de fútbol de niños con parálisis cerebral y hemiparesia. El equipo está en Badalona (Barcelona). Gracias

No estamos hablando de grandes cantidades, hay empresas que seguro están interesadas en poder dar una pequeña parte de sus beneficios, una aportación anual que les haga poder seguir disfrutando y haciendo deporte.

Yo os lo agradecería infinito, pero la sonrisa de esos niños vale más que nada en el mundo.

A cambio, si meten algún gol, os lo dedicarían.

También necesitan niños, van muy justos a la hora de jugar partidos, así que si tienes capacidades diferentes y especiales, te gusta el fútbol y buscas equipo, te acogerán con los brazos abiertos.

Gracias a todos y espero que esté mensaje llegue a alguien que pueda permitirse poder dar ilusión y vida a niños como Iker.

Y disculpas a mis lectores, hoy no hay sueños hay realidades, que también hay que contarlas.

Nunca pido que se comparta ninguna de mis publicaciones, pero la difusión hace la fuerza y puede que tú seas quien entre tus conocidos tengas ese patrocinador que el equipo necesita.

Gracias a todos”

La cuantía no es desorbitada para una empresa, ronda los 1.000 €, pero es demasiado dinero para que puedan afrontarlo las familias de Iker y sus compañeros con parálisis cerebral deseosos de seguir practicando este deporte.

Mari Carmen ha usado su canal para buscar el sponsor para el equipo, que aún sigue sin aparecer.

Sin patrocinador este equipo de fútbol formado por niños con parálisis cerebral infantil no podrá salir adelante. ¿Los ayudamos?

Por eso te pido que hoy nos contagiemos del activismo y la empatía que desprende La columna reflexiva.

Ayudemos con un clic, que es fácil, rápido y gratuito.

Compartamos sin descanso este post. Seguro que Facebook, Twitter, Linkedin o Whatsapp hacen su magia y conseguimos llegar a una persona o empresa con ganas, empatía y posibilidad económica de invertir en algo trascendental en la vida de estos pequeños deportistas.

Y claro, os ruego que sigáis a La columna reflexiva porque no os dejará indiferentes.

Clic aquí para seguir a La Columna Reflexiva

Gracias Mari Carmen por fomentar la tolerancia, el respeto y la solidaridad a través de tus relatos. Es un placer leerte cada día.

Espero que Iker y sus amigos consigan rápido al patrocinador. Gracias a todas por colaborar.

¡Nos leemos!

logo de Criando 24/7 donde se ve una cabeza de mujer con melena afro y en cada lado una cabeza más pequeña con rizos. Todos sonríen y refleja mi bimaternidad. Debajo en letra ligada indica Criando 24/7

Tus comentarios nutren mi Blog y siempre respondo. ¡Anímate a escribirme!

Y si no quieres perderte ninguna de mis publicaciones sobre Crianza Típica y Atípica > puedes suscribirte al Blog y seguirme en todas mis redes sociales -> Facebook, Twitter , Instagram , Pinterest y YouTube .

Te recuerdo que he iniciado una petición en change.org para que la RAE incluya el término #hemiparesia en el Diccionario de la lengua española.Si quieres ayudarme con tu firma en mi petición de change.org haz clic aquí!

criando_247-rae-dle-hemiparesia-change-criando247