0
#YoMeQuedoEnCasa con peques Educación educacion inclusiva Top

Absentismo escolar en épocas de coronavirus. Un post de Clara Fernández López, abogada.

material escolar multicolor sobre mesa de madera blanca, con el texto Vuelta al cole, coronavirus y absentismo. Un post de la abogada Clara Fernández López

A una semana del comienzo de clases en España, las familias típicas (y más si cabe las atípicas) nos encontramos ante un escenario incierto y muchas dudas sobre las posibilidades reales que tendremos para decidir con libertad si llevar a nuestros hijos e hijas al colegio o no.

Se han creado plataformas por una vuelta segura al cole, el personal docente, los alumnos, alumnas y sus familias comienzan a movilizarse y los medios de comunicación nos ametrallan con noticias sobre la posible aplicación de un protocolo de absentismo para el alumnado que no acuda de forma presencial a las aulas.

Por ello he pedido a mi admirada Clara Fernández López, abogada y socia de 3CCompliance, que participara en este post desde su conocimiento legal y su mirada inseparable del hecho de ser trimadre.

La vuelta al cole en medio de la pandemia por covid19

<<Mucho se está hablando en las últimas semanas sobre el comienzo del nuevo curso escolar y con él, sobre la reincorporación de los y las menores a los centros educativos en el contexto de la pandemia del COVID-19.

Las administraciones públicas, locales y autonómicas han malgastado el verano pasándose la pelota de las medidas a adoptar, como si de un partido de ping pong se tratara, y no de una cuestión tan relevante como el acceso a la educación de las criaturas, sin menoscabo de su derecho a la salud.

Medidas anunciadas por la Comunidad de Madrid

A pocos días del inicio del curso escolar, en Madrid, las medidas concretas acaban de ser anunciadas. En la Comunidad de Madrid, y hasta el día de hoy, no contábamos con información clara y completa sobre la forma en qué se pretendía garantizar la seguridad de los menores (e indirectamente de sus familias), más allá de afirmaciones vagas y grandilocuentes que no aclaraban nada. 

En el día de ayer, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso ha anunciado que los centros escolares madrileños abrirán directamente en régimen de semi-presencialidad, para los dos últimos cursos de ESO, Bachillerato, FP y Educación de adultos. Se garantizará que entre un tercio y la mitad del horario semanal sea en el centro. Los estudiantes de estos niveles educativos, indica la CAM, podrán acudir a clase en días alternos o bien en franjas horarias de cuatro horas cada día. La vuelta al cole será, por lo tanto, completamente presencial hasta 3º de ESO. Es decir, las clases serán presenciales en Infantil y Primaria, así como en los dos primeros cursos de Secundaria. Se reducirá la ratio, con grupos máximos de 20 alumnos o bien respetando una distancia de 1,5 metros. Para ello, está previsto que se reorganicen los espacios en los colegios e incluso se habiliten espacios alternativos en otros edificios de titularidad autonómica o local o mediante prefabricados. Si no fuera posible, se instalarán mamparas en las aulas. Se prevé igualmente el uso de mascarilla obligatorio a partir de 6 años, la realización de test de coronavirus, la contratación de personal de enfermería, o la toma de temperatura a la entrada.

Las medidas anunciadas incluyen igualmente un escalonamiento de la incorporación a las aulas, desde el 4 de septiembre en que se incorpora el primer ciclo de educación infantil, hasta el 18 en que lo hará 1º y 2º de la ESO y FP Grado Básico y Medio.

Este anuncio llega en un momento en el que muchas familias estamos muy preocupadas por la seguridad con la que esta reincorporación se va a producir.

Muchas familias tenemos dudas, de que, incluso una vez concretadas, las medidas no sean suficientes, o bien, no haya tiempo material para que puedan arbitrarse de forma correcta. 

Clara Fernádez, abogada.

Por un lado, está claro que el trabajo a realizar es ingente: realización de pruebas, habilitación de espacios alternativos dentro o fuera de los centros, contratación de docentes y personal de enfermería, reorganización de espacios, instalación de mamparas. Por otro lado, la fecha de incorporación del alumnado de infantil, que comenzará las clases entre el 4 y el 8 de septiembre, está a la vuelta de la esquina y no muchos días después se incorporará el resto de la población escolar. 

Las familias temen por la seguridad de sus hijas e hijos, sufran o no, patologías previas (y especialmente en este caso), así como también por la seguridad de otros miembros de la familia nuclear o extensa, que por su edad o, de nuevo, por la eventual existencia de otras patologías, corran un riesgo especialmente alto de sufrir consecuencias importantes, en caso de contraer la enfermedad.

No podemos desdeñar tampoco los costes emocionales que, para la infancia y adolescencia, pueda suponer una incorporación a la escuela en estas condiciones tan excepcionales y difíciles.

El temor de las familias a la aplicación del protocolo de absentismo.

Hay familias que, en este contexto de incertidumbre y de miedo a las consecuencias de un eventual contagio, se plantean no llevar a sus hijos e hijas a la escuela y se preguntan si esto tendrá consecuencias legales negativas. 

alumnos en sus pupitres individuales en una clase con mascarillas por coronavirus

Desde  la Consejería de Educación de la Junta Andalucía se ha apuntado la posibilidad de que se pueda proceder a la apertura de expedientes de absentismo escolar. Esta cuestión se encuentra recogida en el decálogo “para una vuelta al cole segura” preparado por la citada Consejería, en el que se resuelven dudas planteadas por la comunidad educativa sobre la reincorporación a las aulas.

En particular, el decálogo responde a la pregunta de si “en caso de que alguna familia decida libremente, y por prevenir la salud de su hijo/a y su familia, no realizar la enseñanza presencial, se debería informar de este hecho a la Administración o Inspección Educativa o activar protocolo de absentismo”. La respuesta a esta pregunta que se da en este decálogo es la siguiente: 

“En lo que se refiere a la enseñanza básica (Primaria y Secundaria Obligatoria), la legislación educativa vigente en nuestra comunidad autónoma y en el resto de España no recoge como opción más que la escolarización obligatoria. Esta se materializa mediante la actividad lectiva presencial en los centros educativos autorizados para la impartición de dichas enseñanzas. En el caso que se plantea de negativa de las familias a que su hijo/a acuda al centro, salvo situaciones debidamente justificadas que ya están contempladas de cursos anteriores, se activaría el protocolo de absentismo“.

Frente a esta afirmación tan taxativa y carente de matices, es importante recordar que el absentismo escolar se define como la falta de asistencia del alumno o alumna al centro educativo, sin causa justificada y durante la edad de escolarización obligatoria.

Precisamente esta alusión a “sin causa justificada”, contenida en la definición, es la que nos permite afirmar que, la falta de asistencia al centro escolar durante la pandemia, no estaría entre los supuestos que deberían permitir la apertura y/o, en todo caso, la prosperabilidad de un expediente por absentismo. La evitación de un riesgo, tan potencialmente grave, como la enfermedad del Covid-19 es a todas luces un motivo a mi parecer justificado para la no asistencia a la escuela, durante un tiempo.

AliExpress WW AliExpress WW

La Consejería de Educación de la Junta de Andalucía hace referencia a que las situaciones “debidamente justificadas” ya “están contempladas de cursos anteriores”. Da a entender con esto, que las “posibles excusas aceptables” serían algo así como una lista cerrada, un listado de “numerus clausus”, fuera del cual, no se podría argumentar sobre la razonabilidad de la decisión familiar de no llevar a los y las menores a la escuela.

Como es lógico, no existe tal relación de situaciones excusables, sino que, en todo caso, deberán valorarse caso por caso, los motivos que han llevado a las familias a tomar esta decisión. La pandemia, lógicamente, no es un motivo que se haya esgrimido con anterioridad, puesto que no se había producido una situación de emergencia sanitaria de estas características desde que la normativa reguladora del absentismo escolar está en vigor. 

En el mismo sentido que el indicado decálogo andaluz, se han manifestado ayer los participantes, en la reunión mantenida por representantes del Ministerio de Educación y de las distintas consejerías autonómicas, para preparar la Conferencia Sectorial de Educación. Así lo recoge el diario El País que comenta el consenso general alcanzado entre los y las presentes, para pactar “una declaración en la que se recuerde a las familias que están advirtiendo que no llevarán a sus hijos a clase, que hacerlo no es una opción, sino una obligación legal desde el primer curso de primaria (seis años), cuando empieza la enseñanza obligatoria”. 

Los matices en la aplicación del absentismo durante la pandemia

Al hilo de lo comentado en relación con el Decálogo de la Junta de Andalucía, los participantes en la reunión indicada, también han matizado esta cuestión, resaltando, “la conveniencia de abordar estos casos con una sensibilidad mayor que la que se produce normalmente ante los casos de absentismo clásico”.

Y es que, el protocolo de absentismo escolar está pensado para proteger a las y los menores de situaciones de riesgo y de desamparo.

Clara Fernández, abogada.

El absentismo, en los casos en que de verdad existe, puede provocar retraso o problemas en el aprendizaje, fracaso escolar,  dificultades para la integración en el aula, y aumentar el riesgo de abandono del sistema escolar. Es indiscutible que el absentismo real, (ojo, que no me refiero a las familias que optan por la opción, no regulada en España de la educación en casa) genera un claro riesgo para la socialización y el acceso a los recursos laborales y económicos por parte de los niños y niñas afectados. 

¿Qué dice la Ley sobre la ausencia o falta se asistencia al centro educativo?

La Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero, de Protección Jurídica del Menor, de modificación parcial del Código Civil y de la Ley de Enjuiciamiento Civil, en su artículo 18, indica que

“En particular se entenderá que existe situación de desamparo cuando se dé alguna o algunas de las siguientes circunstancias con la suficiente gravedad que, valoradas y ponderadas conforme a los principios de necesidad y proporcionalidad, supongan una amenaza para la integridad física o mental del menor.

Ley Orgánica 1/1996 de 15 de enero de Protección Jurídica del menor, art.18.

En su apartado g) recoge expresamente, como circunstancia de desamparo “La ausencia de escolarización o falta de asistencia reiterada y no justificada adecuadamente al centro educativo y la permisividad continuada o la inducción al absentismo escolar durante las etapas de escolarización obligatoria”.

¿Absentismo por no llevar a nuestros hijos e hijas al colegio por el riesgo a contraer el COVID19?

material escolar sobre una mesa al lado de una mascarilla

Sin embargo, los menores de los que estamos hablando, no sufren situación de desamparo alguna. No carecen de una red familiar y social que les sirva de apoyo y no se encuentran, ni por asomo, en las situaciones de riesgo aludidas. 

No estamos ante casos de lo que la reunión de responsables de educación denominan “absentismo clásico”, porque, en puridad, la decisión de no llevar a los hijos e hijas al colegio en mitad de una pandemia, no puede ser calificada ni como absentismo del clásico, ni como ningún otro tipo de absentismo.

Más bien, al contrario, la decisión de no llevarles al colegio o instituto es una decisión consciente y meditada de sus familias, tomada después de sopesar los riesgos y beneficios, e incluso de verse obligados a arbitrar una logística que permita a los progenitores conciliar. Esta decisión va además acompañada, sin duda, de la preocupación por dotar a niños y niñas de medios alternativos para acceder a los contenidos, como los proporcionados por la tecnología. Medios alternativos que, por otra parte, ya están previstos por las distintas administraciones públicas, dentro de los protocolos en los que se contemplan los distintos escenarios posibles, en función de la evolución de la pandemia y de la concreta situación de cada centro escolar. 

No hay motivo para que no sea viable el acceso telemático “total” a las actividades programadas en casos particulares (de inasistencia voluntaria a los centros), dado que, la asistencia on line, sea ésta parcial o total, se prevé expresamente, en las instrucciones, por ejemplo, de la Comunidad de Madrid, para el denominado Escenario II de presencialidad parcial o el Escenario III de confinamiento y suspensión de la actividad educativa o bien, simplemente un cierre transitorio de aulas en caso de brote. Por el contrario, los centros han de contar con soluciones ya pensadas y planificadas, para hacer frente a este tipo de situaciones, sean estas individuales o colectivas.

A la vista de lo anterior, pienso que

el riesgo de que se inicie un protocolo de absentismo a las familias que decidan en este sentido, es potencialmente muy bajo y que, en caso de que se abriera dicho protocolo, es muy improbable que prosperara, precisamente porque no se darían los presupuestos de riesgo y desamparo de los que esta figura pretende proteger a niños y niñas.

Medidas recomendadas para las familias que decidan no llevar a sus hijos e hijas al centro escolar durante la pandemia por el coronavirus.

En todo caso, para minimizar el riesgo de que el Centro Escolar en el que estén matriculados nuestros hijos e hijas, se plantee siquiera la posibilidad de poner en marcha el protocolo de absentismo, sería recomendable tomar algunas medidas para que queden claros los motivos de la decisión y, con ello, la justificación de la causa.

  • Comunicar la decisión por escrito. En primer lugar, recomendaría comunicar a la dirección del centro y a la tutora o tutor, la decisión adoptada, siempre por escrito y si fuera posible, además, en una reunión mantenida al efecto.
  • Acordar con el centro escolar la forma de escolarización a distancia. En segundo lugar, creo que sería también importante tratar de arbitrar, en colaboración con el centro escolar, la manera en que el o la menor en cuestión, pueda seguir el ritmo de las clases desde su domicilio, de manera telemática, de la misma manera en que se haría en caso de que resultase necesario avanzar en los distintos escenarios previstos por cada Comunidad Autónoma en función de la evolución de la pandemia o si tuviera que quedarse en cuarentena, por ejemplo, porque un miembro de su familia o contactos directos estuviera contagiado. 

La difícil realidad de las familias: conciliar educación, trabajo, incertidumbre y duelo.

Las familias nos enfrentamos a momentos muy complicados estos días. Vamos a tener que hacer malabares para poder conciliar la vida laboral de los progenitores, con la vida escolar de nuestras criaturas. En algunos casos también nos enfrentaremos al duelo de la enfermedad o incluso de la pérdida de nuestros seres queridos.

Cada familia se va a ver obligada a ponderar sus circunstancias y sus miedos, con la información y desinformación disponible, contradictoria y, en todo caso, incompleta. En este contexto, sería deseable que se abrieran nuevos escenarios de colaboración entre estos dos agentes educativos fundamentales, familia y escuela. Los últimos meses, a pesar de la improvisación que nos ha impuesto el COVID-19, han demostrado que es posible, (aunque sin duda sea mejorable). 

Creo que asustar a las familias con el cuento de que viene el coco no es una estrategia inteligente ni adecuada por parte de la administración educativa. Por el contrario, proporcionar información veraz y completa, planificar adecuadamente y aplicar de manera eficaz las medidas anunciadas y potenciar la comunicación y colaboración entre familias y centros pueden ser intervenciones importantes que nos aseguren que la situación excepcional que estamos viviendo afecte lo menos posible a la población escolar. 

Quiero ser optimista y pensar que, la necesidad de explorar otras maneras de aprender y enseñar, y de garantizar el derecho a la educación a todo el alumnado, sean cuales sean sus circunstancias, contribuirá a que se amplíen las miradas respecto a lo que debería ser la educación y las múltiples maneras de abordarla, algunas de ellas, distintas de la educación presencial obligatoria. Pero esto, daría para otro artículo y sólo me han pedido que escriba sobre absentismo.>>

Clara Fernández López
Abogada y Socia de 3CCompliance. Contacto: fernandez@3ccompliance.com

Muchísimas gracias, Clara, por responder a mi llamada y dedicar tu tiempo a explicarnos el escenario al que nos enfrentamos estos días.

En cualquier caso, a todas las familias que leáis este post, os recordamos que el contenido y opiniones expresados no constituyen un asesoramiento para el caso particular de cada una, por lo que sugerimos realizar una consulta a una profesional para comentar vuestra casuística ante la posibilidad de que vuestro centro escolar decida aplicar el protocolo de absentismo.

¿Y tú? ¿Has decidido llevar a tus peques al cole? ¿Te sientes atemorizada por las consecuencias en caso de que apliquen el protocolo de absentismo?

¡Nos leemos!

Logo Criando 24/7

Tus comentarios nutren mi Blog y siempre respondo. ¡Anímate a escribirme!

Fotos e imágenes propias, cedidas y Freepik. En calidad de Afiliado de Amazon, obtengo ingresos por las compras adscritas que cumplen los requisitos aplicables, con las que financio mi Proyecto solidario. Puedes saber más haciendo clic aquí.

15 Comentarios

  • Respuesta Maribel agosto 26, 2020 en 10:00 pm

    Muchísimas gracias a las dos por la información. Es un soplo de aire fresco leeros entre tanto sinsentido y falta de competencia al extremo en mi opinión. Tengo una duda: ¿qué pasa si en lugar de decir abiertamente por qué has decidido no llevar a tus hijos al colegio explicas que el niño estará de vacaciones con su familia durante dos semanas? Por cierto, ¿cuál es el periodo de tiempo máximo legal en el que el niño puede estar ausente? Mil gracias de nuevo. Maribel

    • Respuesta Criando 24/7 agosto 26, 2020 en 11:41 pm

      Me alegra que te sea de utilidad. Clara nos ha dado un poco de luz en esta tema tan importante. Sobre tu consulta, tengo entendido que se puede faltar hasta 5 días completos o 30 horas si se ausenta por tramos.

  • Respuesta Maribel agosto 27, 2020 en 11:16 am

    Muchísimas gracias por tu respuesta. Un abrazo.

  • Respuesta Natxo agosto 28, 2020 en 9:11 am

    Hola Geraldine,

    muchas gracias por el post tanto a ti como a Clara.
    Te comento la principal duda que tenemos mi mujer y yo ante la inminente entrada de nuestra hija de 3 años al primer curso de infantil.
    En su día realizamos todos los trámites necesarios, por lo que la niña ya se encuentra matrículada. Lo hicimos con la esperanza de que la situación ahora en septiembre mejorara. Nuestra intención siempre ha sido esa, que la peque entrara al cole a los tres años, para que empezara a socializar y a dejar de depender tanto de nosotros.
    Pero ante la situación actual de la pandemia nos estamos planteando no llevarla.
    Sabemos que hasta los 6 años la escolarización en España no es obligatoria, por tanto, si no la hubiéramos matriculado, estaríamos tranquilos ante posibles represalias por parte de la administración educativa por nuestra decisión de que no fuera al cole.
    Pero desconocemos si el hecho de haberla matriculado nos obliga legalmente a cumplir con la asistencia a clases aunque no tenga la edad de escolarización obligatoria.
    ¿Qué pasaría en este caso?

    Muchas gracias de antemano y saludos.

    • Respuesta Criando 24/7 agosto 28, 2020 en 10:57 am

      Buenos días Natxo. Como dices, la escolarización no es obligatoria hasta los 6, pero una vez matriculada tengo entendido que deberías solicitar la baja para que no se aplique el protocolo de absentismo si se ausenta más del 20% de los días del mes (fue el caso de una conocida en un CEIP de Madrid). En cualquier caso, voy a hacer un par de consultas para intentar confirmártelo con información contrastada y vuelvo a comentarte por aquí. Un abrazo

    • Respuesta Criando 24/7 agosto 28, 2020 en 11:41 am

      Me acaban de confirmar desde un equipo de orientación que el protocolo de absentismo se aplica en enseñanza obligatoria, aunque algunos centros lo utilizan también en infantil, (aunque la ley no lo contempla) cómo justificante para solicitar en la Delegación la pérdida de la plaza.

      • Respuesta Natxo agosto 28, 2020 en 1:02 pm

        Muchas gracias Geraldine por las respuestas y tu esfuerzo por recabar la información.
        De momento el dia 1 de septiembre tenemos reunión en el centro con la directiva y las tutoras de infantil. Y el dia 2 tenemos la reunión personalizada con la tutora.
        Haciendo caso a lo que comenta Clara en el post vamos a presentarles un documento por escrito justificando nuestra decisión y les vamos a plantear si nos dan la posibilidad de una cierta enseñanza a distancia para la peque.
        Antes de solicitar la baja queremos estar seguros de que si la dejamos matriculada no nos van a dar ninguna opción de enseñanza a distancia. Además, si la damos de baja ahora y debido a la pandemia en un tiempo cierran el cole y resulta que entonces ponen en marcha algun tipo de enseñanza telemática, perderíamos ese derecho.
        En fin, la situación es de tal incertidumbre y los escenarios tan diversos que vamos a intentar esperar lo máximo antes de decidir algo que pueda ser irreversible.
        Te mantendré informada por aquí de lo que pase por si somos de ayuda para otros padres en situación parecida.

        Muchas gracias de nuevo y saludos

      • Respuesta Natxo septiembre 2, 2020 en 2:28 pm

        Hola Geraldine,

        como lo prometido es deuda te comento cómo ha quedado finalmente la situación con la escolarización de la peque.

        En principio, tras hablar con el director del centro y su tutora, no nos van a abrir ningún tipo de protocolo de absentismo dado que la escolarización no es obligatoria en infantil (3-6 años) y se lo hemos informado debidamente. Como os comentamos, les hemos entregado un documento firmado por mi mujer y por mi justificando nuestra decisión. Además no nos van a obligar a dar de baja su matrícula.
        Ello es debido a que se trata de un colegio de un pueblo y no hay problema con falta de plazas como a lo mejor sí que podría haber en un colegio de ciudad. Tal vez si alguna familia se encuentra en este último caso el centro correspondiente sí que pueda proceder tal y como nos comentas en tu último post para liberar la plaza, pero, por suerte, no ha sido nuestro caso.
        En cuanto a la enseñanza a distancia, tras hablar con la tutora, en principio no nos han cerrado la puerta. Lo comentará con dirección y ya verán qué hacer, dado que, por ahora, tampoco tienen un plan B a la presencialidad preparado. Su entorno de trabajo también es muy cambiante y van a salto de mata pobres.
        La verdad es que, en nuestro caso, han sido muy comprensivos con la situación y, aunque nos han dejado claro que para ellos la mejor opción para los peques es la presencialidad y nos han invitado a probar a llevar a nuestra hija cuando creamos oportuno, nos han respetado y tratado con mucha deferencia.
        Sólo esperamos que la situación se solucione y poder llevar a la niña al cole con normalidad, a ver si no tarda mucho.
        Esperamos ser de ayuda para alguna familia en una situación parecida.

        Gracias Geraldine por todo

        Saludos

        • Respuesta Criando 24/7 septiembre 2, 2020 en 2:44 pm

          Qué alegría me das con esta noticia. Me parece muy acertado por parte del centro haber atendido a vuestras necesidades. Gracias por compartirlo por aquí, seguro será de utilidad para otras familias. Un abrazo!

  • Respuesta Noelia agosto 29, 2020 en 8:15 am

    En mi caso soy mami de tres niños, de los cuales uno tiene un ductus y la pequeña con dos años estuvo el año pasado ingresada por una neumonía atípica con derrame en un pulmón y le costó muchos meses estar bien. Con lo poco que se sabe de cómo afecta el COVID a los peques, ¿cómo voy a dejar a mis hijos en el cole? ¿Quién me asegura que esos problemas que tienen no van a hacer que si se ven infectados por COVID no va a hacer que ocurra cualquier desgracia? Mi postura a día de hoy es no llevar a los peques al cole/guardería porque en la clase de mis hijos que entran este año en primaria son un total de 24 alumnos y como todas las aulas están 3/4 de lo mismo, ¿cómo lo hacemos? Y el que no tiene ningún problema médico no lo llevo tampoco porque si lo trae a casa estamos en las mismas, y encima con amenazas de que activen el protocolo de absentismo…. ¿qué es prioritario, salud o educación? Mil gracias por el post. Me ha parecido fenomenal la idea del escrito comunicándolo al centro además de hablarlo directamente con ellos

  • Respuesta Vanesa agosto 30, 2020 en 9:10 am

    Mi hijosufre larngitis cronica,sigue en estudio por el especalista y se encuentra en esta situacion durante todoe año,precisa de aerosolesy diversos tratamientos,tienes 6 años

    Este año comienza prmero con o cual es obligatorio,mi madre sufrio de una trombosis pulmonar ademas hace meses…mi consulta es que en unfantl ya faltaba cada dos por tres porque se ahoga,fiebre y tos de perro…este año no lo quiero llevar,no quiero exponerlo,nadie garantuza que a mi hijo no e pase nada ni este libre de coger el virus y no se como hacerlo por las medidas de la junta—

    Como ademas comento convivo con personas de alto riesgo,tampoco me podran garantizar la seguridad al 100*100 de que no les ocurra nada,incluso llegar a morir—estoy en panico

    COMO DEBERIA ACTUAR?Podria pedir laenseñanza a distancia?Gracias

  • Respuesta Carolina agosto 31, 2020 en 1:15 am

    Habría que movilizarse y exigir que la enseñanza presencial en pandemia sea voluntaria para todas las edades. Y que haya alternativas a distancia. Si no firman que es 100% segura la vuelta al colegio es un delito obligar a nadie a que exponga a sus hijos a una enfermedad desconocida hasta hace unos meses. No se hasta que punto se podrían pedir responsabilidades penales e indemnizaciones multimillonarias y a quien. Es lo único que les haría dejar de hablar del ridículo absentismo escolar en lena pandemia con los ratio de contagios más altos de Europa.

  • Respuesta Tatiana septiembre 3, 2020 en 9:28 pm

    El artículo me ha parecido muy completo, muchas gracias, pero cómo queda la cosa ahora con las manifestaciones de la Fiscalía? Yo estoy aterrorizada, no sé que hacer. Tengo un hijo de 12 con discapacidad visual q va a un colegio de Ed Especial, y evidentemente lo toca todo continuamente y otro de 6 que este febrero me contagio gripe o el virus (nunca lo sabré), y acabé con neumonía. Me da pánico llevarlos y q pueda acabar en el hospital y no verlos más. Algunas personas aconsejan ir dando excusas al colegio pero no lo veo claro, aunque no sé si ahora será mejor solución.

  • Respuesta Maestra y mami de andar por casa septiembre 7, 2020 en 9:38 pm

    Por favor, tengo un peque de 4 años escolarizado, con cardiopatia (creo le hace vulnerable la covid) y un proceso de violencia y divorcio abiertos.. tengo muchísimo respeto en llevarlo al cole porque en el aula comparten absolutamente todo, y dentro de ella no llevan mascarilla, sus compañeros tienen hermanos menores escolarizados y también mayores, por lo que estimó el grupo burbuja es mayor de lo que a priori parece (13 alumnos) el padre H pedido las claves educa por primera vez este año y hoy me ha preguntado que tal el 1er día de cole.. pese a que jamás se ha encargado ni físicamente ni económicamente.. me surge la duda de como proceder si no quiero perder la plaza por si más adelante se normaliza todo esto.. O si el colegio debe prestar herramientas para que siga las clases telematicamwnrw o como se estime.

    Estoy MUY perdida y realme te agradezco respuesta si esque dispone de tiempo para ello… me temo que el padre está intentando pillarme por el tema de las ausencias.. muchísimas gracias de corazón

    • Respuesta Criando 24/7 septiembre 7, 2020 en 10:00 pm

      Hola! Gracias por escribirme. Creo que en un caso como el tuyo, donde aparte de la decisión de llevar a tu peque de manera presencial se ponen en juego otras variables e relación con la situación del padre y /o régimen de visitas/custodia, etc, lo ideal sería que hagas una consulta profesional con una abogada, ya sea Clara Fernández (la colaboradora en este post, ahí verás su email) u otra de tu confianza. Me gustaría ayudarte más, pero creo que lo más seguro es que estés bien asesorada. Un abrazo

    Deja un comentario

    Información básica sobre Protección de Datos
    Responsable: Geraldine Litmanovich Mazal + info
    Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info
    Legitimación:: Consentimiento del interesado. + info
    Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.
    Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info
    Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web criando247.com+ info

    ¡No te pierdas nada!

    💌 Suscríbete ahora y recibe mi newsletter semanal en tu email 💌 

    Detesto el SPAM tanto como tú, por ello solo envío 1 correo semanal con las novedades, últimas publicaciones y contenido exclusivo para suscriptores. Prometo que NUNCA cederé tus datos a terceros, salvo obligación legal.

    Responsable: Geraldine Litmanovich Mazal.

    Finalidad: enviarte la newsletter de mi blog www.criando247.com.

    Legitimación: Tu consentimiento para enviarte mis emails.

    Destinatarios: Tus datos los guardará Mailchimp, mi proveedor de email marketing, que está acogido al cuerdo de seguridad EU-US Privacy Shield.

    Derechos: Por supuesto tienes derechos, entre otros, a acceder,rectificar, limitar y suprimir tus datos.

    A %d blogueros les gusta esto: