Trump, el poder de las palabras & nuestra propia diversidad. Reflexión 

Hoy me he despertado y una nube sombreaba mi ímpetu justiciero.

coey6jovaaabqic

Como a mi querida Mafalda, hoy me resultaba difícil bajar de la cama.

No me gusta hablar de política ni de religión, pero hoy siento necesario gritar a los cuatro vientos: Qué os sucede, gente del mundo??

No sabéis que alguien que insulta alegremente a la diversidad también os insulta a vosotros?

No entendéis que las palabras son muy poderosas (y previas) a todo lo que viene después ?

El poder de las palabras.

Empiezo este pensamiento con algo básico y de lo que suelo escribir: el poder de las palabras y su repercusión en la vida de las personas.

Hace unas semanas publiqué una reflexión sobre ello, en el Post titulado “Lo efímero y lo perpetuo. La naturalización de la diversidad.”. Allí os decía que todos debíamos concienciarnos de las marcas que dejamos en los demás cuando los etiquetamos, nos burlamos, etc.

Esa responsabilidad (y su complicidad) es compartida por casi todo el mundo, aunque los medios de comunicación o aquellas personalidades con repercusión masiva deberían ser aún más políticamente correctas (ojalá lo fuesen desde la empatía y no desde la imagen que deben proyectar!).

Un claro ejemplo se da en el universo de la discapacidad (que hoy asumo está de luto).

Si los medios de comunicación siguen comunicando mal la discapacidad, es bastante lógico pensar que la gente de calle lo haga también y secunde a los dirigentes que lo expresen abiertamente. 

De hecho, lo primero fomenta y arraiga lo segundo, por eso es importante corregir (desde el respeto, como os decía aquí) a quienes lo hacen mal para que deje de ser algo habitual.

Los medios de comunicación tienen un suspenso bastante generalizado en este tema.

 

 

Hablar con respeto de la diversidad nos incumbe a todos.

Familiares, amigos, compañeras de trabajo pueden no saber cómo expresarse sobre la diversidad que nos atañe. Hasta dentro de grupos de apoyo (de los que formo parte) o entre bloggers del cuarto sector hay mucha gente que sigue hablando de minusválidos, discapacitados y paralíticos, entre otras cosas. Incluso en primera persona.

Aunque esa terminología no se utilice con maldad sino por desconocimiento…debemos impulsar el cambio.

Las palabras son poderosas. Pueden moldear el pensamiento, la percepción y conducir a la discriminación, el bullying, etc.

El daño se puede evitar de dos formas:

1- Aprendiendo a hablar sobre diversidad. Si no sabemos, preguntemos.

2- Educando. En nuestro rol de (p)madres debemos tener claro que nuestros peques nos imitan. Debemos dar el ejemplo y expresarnos de forma respetuosa.

criando247-respeto-imitacion

Y con respecto al resto de la gente, también podemos implicarnos explicando cuál es la forma de hablar sobre la diversidad, con infografías claras como la del proyecto @Disccionario que yo utilizo para fomentar la correcta comunicación sobre la diversidad funcional/la discapacidad como habéis visto en mis tuits más arriba.

El lenguaje evoluciona y deberíamos ser partícipes activos para acompañar ese cambio hacia el fomento del respeto al ser, desde la palabra.

No podemos callarnos ante el “se ha dicho toda la vida“.

Ni maricones, ni discapacitados, ni negros, ni gordos, ni marimachos, ni sordomudos, ni lerdos, ni deficientes, ni…

Hablemos con respeto, respetemos y exijamos respeto.

De la misma forma que ya no cazamos brujas, ni vivimos en cuevas, ni hay esclavitud, ni usamos palomas mensajeras para comunicarnos…lo de se ha dicho o se ha hecho toda la vida es la peor de las excusas para intentar justificar algo retrógrado y anacrónico.

Igual de absurdo que ir en coche sin cinturón o llevar a tus hijos en sillas de frente a la marcha antes de los 4 años de edad. Igual de insensato que llevar a cabo en nuestro rol de mujer en la pareja esta guía de la buena esposa que se editó no hace tanto…en 1953.

Sí, antes se hacía.

Pero antes no se contaba con la información, la investigación, la innovación o la evolución (incluidos los derechos humanos !) actual. Así que el pasado no tiene por qué justificar algo que en el presente ya no tiene razón de ser.

Nuestro respeto. Nuestros derechos.

Porque cuando hablamos de respeto, hablamos de derechos.

El derecho a ser diferentes.

El derecho que todos y todas tenemos a vivir con nuestra diversidad.

Esa igualdad de derechos que nos lleva a manifestarnos, a pedir leyes, a reivindicarnos en tantas causas como el sexismo, la sanidad, la educación, la lactancia, la discriminación, la crianza, los estereotipos, el trabajo…esa igualdad de derechos debe empezar en el pensamiento colectivo, enraizado en la empatía y la tolerancia.

Y la mejor forma de hacerlo es desde el lenguaje!

No podemos estancarnos ni justificarnos en el pasado. Ni debemos dejar que los demás lo hagan.

Aunque creamos que es impensable que la gente hable así, hagamos campaña. Eduquemos a nuestros hijos y a la sociedad.

También debería ser impensable que un machista, racista, xenófobo, homófobo y discriminador dirija un país en el mundo libre y democrático…y mirad las noticias.

Las frases más salvajes que dijo Donald Trump

No es Trump, son sus votantes. 

La mayoría de la gente no es respetuosa, ni empática, ni tolerante. Pero estoy convencida de que mucha de esta gente simplemente repite, no reflexiona.

La mayoría de la gente no es siquiera consciente de su propia diversidad, que es algo inherente a la humanidad.

Puede que no seas de una minoría con respecto a la discapacidad, o a la raza, o a la religión. Pero seguro que tu color de pelo, tu nacionalidad, tus antecesores, tu piel, tu nivel académico, social o cultural, tu género o identidad sexual…algo de todo eso te hace formar parte de un grupo que, en algún lugar o circunstancia, es el agredido, menospreciado o discriminado.

Me viene a la mente este vídeo de momondo con su “Viaje al ADN”, lo habíais visto?

Luchemos juntos por el derecho de todos y todas a ser.

Uniéndonos en el respeto a nuestras diferencias podremos conseguir la paz. No habrá forma en que alguien nos gobierne desde un discurso irrespetuoso.

Pero si no cambiamos y dejamos que esta tendencia continúe, estaremos avalando entre todos (como ocurrió ayer en USA) que un pensamiento popular basado en la segregación, el menosprecio y la discriminación nos lidere.

Construyamos juntos un mundo tolerante donde convivir en paz.

Para todos.

Para todas.

Para mi, una inmigrante residente en Madrid, hija de argentinos, con ascendientes turcos, rusos y pelo afro. Con familia judía, atea, católica y budista.

Para mi familia, amigos y amigas solteras, divorciados, emigrantes, religiosas y agnósticos, trabajadores, empresarios, artistas o parados, de centro, izquierda o derecha, conductistas, lactivistas, con familias monoparentales y numerosas…

Para mis hijos, dos pequeños europeos del sur, rubio de ojos azules y moreno de ojos café, normotípico y neurodiverso y sus amados padrinos gays.

Para sus montones de amiguitos sin y con diversidad funcional, algunos adoptados, otros biológicos, alguno nacido gracias a un vientre subrogado, de origen gitano, africano, caucásico, indígena, mestizo u oriental, hijos e hijas de ingenieros, maestras, fontaneros o personas sin estudios.

Y para ti y tu propia diversidad, también.

He hablado de todo, me he extendido y quizás nos has llegado al final de mi Post. Pero necesitaba escribir y reflexionar sobre cómo hoy Trump llegó a ser presidente. Y cómo entre todos debemos desraizar esa naturalidad para menospreciar a los demás con las que hizo campaña y ahora gobernará.

Si dejamos de quejarnos y participamos en el cambio?

Conseguiremos un mundo Inclusivo?

Crees que la educación y el fomento de un lenguaje respetuoso pueden modificar el rumbo político actual?

Eres consciente de tu propia diversidad? Me la cuentas?

Nos leemos!

Imagen

Tus comentarios nutren mi Blog y siempre respondo. Anímate a escribirme!

Y si no quieres perderte ninguna de mis publicaciones sobre Crianza Típica y Atípica –> puedes suscribirte al BlogFacebookTwitter y mi canal de YouTube .


Te recuerdo que he iniciado una petición en change.org para que la RAE incluya el término #hemiparesia en el Diccionario de la lengua española.Si quieres ayudarme con tu firma en mi petición de change.org haz clic aquí!

criando_247-rae-dle-hemiparesia-change-criando247

3 comentarios en “Trump, el poder de las palabras & nuestra propia diversidad. Reflexión 

  1. Pingback: Árbol de Navidad apto para peques destroyers | CRIANDO 24/7

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s