Lo que no dije a tus hijos. Empatía, aceptación y First Dates.

Ayer llevé a mis hijos a un restaurante con zona de juegos infantiles.

El peque campa por allí a sus anchas desde bien pequeño, el mayor ya consigue hacer el recorrido a su ritmo y con bastante esfuerzo después de decenas de visitas al local.

Mientras ellos jugaban y yo tomaba un café mirándolos desde la mesa, vi como un niño y una niña decían algo a mi hijo mayor que estaba buscando la manera de atravesar una zona de equilibrio con mucha prudencia.

Me acerqué y vi cómo se reían de él, comentando que era lento y que le pasaba algo. Los miré fijamente, bajaron la cabeza y siguieron su camino.

Le di la mano para ayudarlo a pasar y lo acompañé parte del resto del trayecto, buscando en su gesto cómo se sentía. Le pregunté que había pasado, qué le habían dicho y se limitó a responder que nada.

Cuando siguió avanzando por una zona a la que yo no tenía acceso volvió a cruzarse con ellos y se repitió la escena. Ambos riendo en su cara, cuchicheando y parados a su lado observándolo. Busqué sus miradas y al verme se fueron de su lado.

Tragué saliva, no es fácil gestionar estas situaciones.

Tendrían unos 9 años, edad suficiente para haber trabajado la empatía y con capacidad de comprender que reírse del resto no está bien ¿pero tenía que explicarles las circunstancias de mi hijo?¿debía hablar con sus padres?¿o debería centrarme en seguir educando a mi hijo en la aceptación, la asertividad y su autoestima?

Decidí evitar a mi peque otra situación y lo invité a la mesa tomar un helado.

Durante el rato que nos quedamos allí vi como la pareja de niños se sentaba con sus padres a pocos metros de distancia. Me debatía sobre acercarme o no y finalmente decidí no hacerlo.

Me arrepiento, y por eso quiero decir a los padres de estos peques lo que ayer me guardé:

“He visto a vuestros hijos reirse del mío por su dificultad al hacer el recorrido de la zona infantil, mientras le decían que era lento entre otras cosas. No vengo a increparos, vengo a contaros a los cuatro qué pasa y el efecto de vuestra actitud.

Todos deseamos sentirnos felices y aceptados. Cada uno tiene sus circunstancias, algunas más complicadas que otras, y por ello la empatía es lo que nos permite convivir entendiendo y respetando a los demás, de la misma manera que nos gusta sentirnos entendidos y respetados.

Mi hijo tuvo un ictus al nacer y lleva 7 años haciendo todo tipo de terapias, invirtiendo su tiempo de parque, ocio y niñez en trabajar para conseguir con gran esfuerzo lo que para otros peques es simple y natural.

Lograr hacer ese circuito infantil es un reto enorme por el que sólo debería sentirse admiración.

Entiendo que no lo sepáis, pero ignorar las dificultades ajenas no exime de tener una actitud amigable, comprensiva y tolerante.

Igual que la niña lleva gafas para ver y debe sentirse mal si alguien se ríe de ella, mi hijo necesita tiempo y una férula en su pie derecho para tener equilibrio, sumado a muchísimas horas de entrenamiento porque su accesorio ortopédico no resuelve el tener parálisis cerebral como unas gafas pueden solucionar los problemas visuales que debe tener vuestra niña.

Con actitudes así, a las que mi hijo se enfrenta diariamente, no me queda más remedio que seguir trabajando su autoestima y asertividad.

Entiendo que no lo hayan hecho pensando que causarían daño, pero me gustaría creer que ahora entienden que todas nuestras acciones tienen un resultado en los demás, y reírse de otros o hacer comentarios jocosos sólo causa tristeza en quien los recibe de forma gratuita.

Os habéis perdido la oportunidad de jugar con él y descubrir sus montones de fortalezas e infinita imaginación.

Habéis elegido un camino que no está bien seguramente sin pensarlo, pero soy su mamá y entendiendo que no puedo educar a la sociedad, sí creo que puedo transmitiros que vuestra actitud no está bien y que espero que no volváis a hacerlo, así como deseo que tampoco estéis nunca en el otro lugar, en el del que se siente mal.”

Ojalá se los hubiese dicho.

De regreso volví a preguntarle a mi hijo qué había pasado y con sus 7 años me respondió: – Mamá, quédate tranquila. Yo me acepto como soy, no necesito cambiar porque las personas somos todas diferentes y yo me quiero como soy por dentro, que es donde está lo guapo de cada uno.

Me dejó sorprendida por esa frase y cuando le dije que era muy sabio me contó que eso lo había aprendido de Carlos Sobera en First Dates. ¡First Dates!

Me reí, lo abracé y él se rió conmigo sin saber muy bien por qué.

Quizás la próxima vez me limite a decirle a la gente apática que le falta ver First Dates… porque si mi pequeñín ha conseguido salir con la cabeza alta gracias a esas frases del conductor, no será muy difícil que el resto de la humanidad aprenda lo mismo. ¿O si?

¿Vosotros que hacéis en estas situaciones? ¿Dais explicaciones? ¿Os enfadáis?

¡Contadme!

Nos leemos

3 comentarios en “Lo que no dije a tus hijos. Empatía, aceptación y First Dates.

  1. Me siento exactamente igual… lamentablemente es muy dificil manejar este tipo de situaciones y las emociones que provocan… por suerte los niños suelen ser mas sabios o mas ingenuos… pero ojala este mundo comprenda que todos somos diferentes!! Gracias x tus notas que son hermosas!!

    Me gusta

  2. Me siento muy identificada con lo que cuentas, por desgracia mi hijo y yo también lo hemos vivido, quizás no tan descarado pero si… Nos ha tocado vivirlo.
    Yo hago lo mismo… me gusta que sea él quien maneje la situación, no intervenir demasiado, e intentar ayudarle a gestionar la situación y sus emociones hablando con él sobre cómo se ha sentido e intentando buscar entre los dos alguna estrategia para cuando se vuelva a dar la situación (porque por desgracia, volverá a pasar).
    Es muy muy difícil, los padres de niños atípicos damos por hecho que tenemos que ayudarles a gestionar todo esto, pero también nosotros tenemos que aprender a gestionar nuestras propias emociones, porque para nosotros es muy difícil también.

    La respuesta de tu hijo es magnifica, algo estaréis haciendo bien seguro 😉

    Por desgracia me temo que la gente que de verdad necesita leer este post no lo leerá porque su falta de empatía hará que no tenga ningún interés por estos temas, pero si al menos consigues que le cambié el chip a una persona (alguna más será seguro) algo habremos avanzado, así que muchas gracias por publicarlo!

    Me gusta

    • Gracias por tomarte el tiempo de leerme y escribir tu comentario. Ojalá la gente vaya cambiando el chip como dices. Yo misma sigo revisándome e intentando mejorar mi empatía continuamente y creo que mi transformación personal es diaria desde que fui madre y sobretodo mamá atípica. Un abrazo 😘

      Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.